En algún momento de mi vida no encontraba el camino y la rutina me tenia al borde del desespero. Por casualidades del destino conocí a Natalia y el primer paso fue decidir que fuera mi coach.

Natalia de una manera muy sencilla y clara, me hizo ver un potencial en mi que antes no había descubierto. Igualmente me ayudó a mejorar aspectos que anteriormente afectaban mi desempeño laboral y personal. Hoy doy gracias a esa casualidad porque a partir de ese encuentro mi vida dio un giro total y hoy puedo decir que soy otra persona. He logrado conseguir muchas de las metas y sueños que tenía y ahora voy en búsqueda de más. Después de tantos años hoy sigo hablando con Natalia y ella es testigo de mi crecimiento.