Se pasa por un proceso de Coaching Personal para fortalecer el potencial del cliente y trabajar en sus sombras.

A su vez se hace un acompañamiento en el cambio de imagen para realzar sus cualidades físicas.

Luego pasa por un taller de ADN donde se explora cuál es la mejor manera en la que el cliente se puede vender como marca propia. Y finaliza con un plan de mercadeo para explorar el mercado o los clientes potenciales de éste.

(Opcional manejo de redes sociales para posicionarse en el mercado).