Este intercambio ofrece herramientas que potencializan a la persona para alcanzar objetivos coherentes y cambios en profundidad. En este proceso, el coach ayuda a las personas a esclarecer sus metas, ya sean personales, laborales, de relaciones afectivas, etc., y a ponerse en el camino para alcanzarlas.