La idea es que el cliente adquiera las herramientas desde el coaching para persuadir, fidelizar y generar rapport con sus clientes y en sus relaciones interpersonales, y que a su vez tenga una imagen impecable y coherente con la marca a la que está representando o con la que se quiera proyectar a nivel personal o profesional.