En Europa, en el caso de Andorra, se han incrementado las ventas de propiedad raíz. Para nuestra sorpresa, después de atravesar la pandemia, muchos andorranos salieron a comprar la casa de sus sueños, en vez de conservar sus ahorros en el banco. 

Creo que para muchos fue un despertador, y pensaron: “la vida es corta, en cualquier momento nos morimos, ¿por qué postergar el tener un buen lugar para vivir? El que siempre quisimos”.

Pero no se trata sólo de inversión, se trata de comodidad. Nuestro hogar debe ser nuestro templo, ese lugar al que llamamos con cariño “hogar, dulce hogar”. Ese espacio agradable, limpio, de buena energía donde reposamos, recargamos baterías, amamos, nos preparamos los alimentos que son los que nos proporcionan energía para el día, es donde soñamos, dormimos, compartimos, dialogamos, jugamos, creamos y meditamos.

 

6 tips para convertir tu hogar en tu templo:

1. Ante todo ponle orden. Asigna un cuarto para “chécheres”, herramientas o materiales que no contamine visualmente los demás ambientes. 2. Agrégale naturaleza viva. Decora con con platas y flores. Le dará oxigeno y buena energía a tu casa.

3. Compra un pebetero con aromas placenteros para darle un perfume delicioso a tu espacio.

4. Depura tu clóset y cocina. Deja lo que de verdad usas y está en buen estado, asigna un lugar a cada cosa y consérvalo limpio.

5. Pon música que te alegre la vida. Así grabarás momentos inolvidables en tu memoria.

6. Haz todo con amor.