A veces pensamos de manera errada, que para  tener una imagen personal bonita, se debe de gastar en exceso. Nada más lejos de la realidad. Primero que todo, para obtener una imagen armoniosa y agradable, se debe de empezar por la parte interior. Así te vistas de seda, si no tienes una actitud positiva, proactiva y sana a la hora de desenvolverte con los demás, no hay imagen que cautive, por elaborada que ésta sea.

Por lo anterior, es primordial adquirir una rutina que te permita tener un equilibrio interno, llámese deporte, meditación, buena alimentación y que trabajes constantemente en tu desarrollo y empoderamiento.

Lo coherente, es que se aborden estos temas de manera paralela con la imagen personal. Además, es clave tener claro quién eres para saber identificar un tipo de look afín con tu esencia.

Tampoco es preciso que tu ropa sea de marca para verte bella o gastar millonadas en tratamientos de belleza o bienestar. Hoy en día hay muchos cursos de yoga, pilates,  meditación etc. de manera gratuita online. Existen miles de recetas caseras ideales para que tu piel luzca radiante; y la alimentación sana, no es inasequible. Está basada principalmente en verduras y frutas. En conclusión, no hay excusas monetarias para tener una imagen genial, sólo basta querer ir por ella.