Definitivamente existen personas tóxicas en el trabajo, por lo general son sujetos que no disfrutan del todo de su actividad laboral. Esto se debe a que no vibran con lo que hacen, o al desconocimiento de las capacidades con las que cuentan para desempeñarse de manera efectiva. La prioridad de su día a día consiste en contaminar el ambiente de trabajo entre sus compañeros de oficina. 

Estos “profesionales” en lugar de unir fuerzas con su equipo de trabajo, tienden a disociar relaciones, tergiversar historias, y pasar por encima de sus colegas para lograr su objetivo. Incluso, se apropian del famoso lema: “El fin justifica los medios”. Su filosofía hace que cualquier estrategia de adaptación al entorno sea válida con tal de alcanzar metas.

Sus relaciones laborales son “venenosas” porque no han aprendido a relacionarse de manera sana con su entorno. Por otro lado, es probable que estas reacciones de toxicidad se conviertan en su propio mecanismo de defensa ante sus inseguridades profesionales.

5 tips para abordar a un colega “tóxico”:

1. Entrégale el mínimo de información sobre tus planes y proyectos.

2. Habla con suficiente prudencia en tus conversaciones. Cualquier palabra que emitas puede ser utilizada en tu contra.

3. Sé lo más objetivo posible a la hora de relacionarte con él. Procura que tus argumentos sean lo más racionales que puedas.

4. Une fuerzas con personas que se destaquen más que tú.

5. Concéntrate en tu trabajo y tus resultados hablarán por ti.