Incluso investigadores alemanes, del Research Center for Regenerative Therapies, han descubierto que el silencio tiene un impacto enorme en el cerebro. Comprobaron a través de un grupo de ratones,  que los que se quedaban en silencio durante dos horas cada día, lograban que les crecieran nuevas células en el hipocampo, que es la región del cerebro relacionada con la memoria, el aprendizaje y las emociones. Al parecer el silencio permite que el cerebro le de sentido a la información.

Por otro lado, otro estudio de la universidad de Cornell, descubrió que los niños que viven en zonas cercanas a los aeropuertos son más vulnerables al estrés.

Por lo tanto, es ideal para cuidar tu salud física y emocional regalarte de manera diaria momentos de silencio y recogimiento.