Por: Natalia Arias

Sé que el 2020 fue arrasador, agotador y de “ene mil” pruebas a todo nivel, tanto en lo profesional como lo personal. Sin embargo, fue un año también de reflexión, y para muchos, un alto en el camino para reevaluar prioridades y aprovechar la oportunidad para depurar lo que ya no le estaba dando resultados, y así lograr acoplarse para poder seguir  estando vigentes, respecto a lo que se impone en el mercado actual.

Este 2021 quisiéremos que esté lleno de esperanza, que nos permita cumplir sueños, conservar la salud y hacer eso que nos tocó por fuerza mayor posponer, dadas las limitaciones de los diversos confinamientos que se vivieron.

Para enfrentar este año con entusiasmo y con la energía bien canalizada para alcanzar tus objetivos, sugiero 5 hábitos infalibles para tu bienestar y felicidad.

1. Invierte tiempo en tu espiritualidad. ¡Ojo! esto no significa tener que practicar una religión. Ser espiritual consiste en ser una buena persona contigo y con tu entorno. Por eso dedica todos los días un espacio para conectarte con esa energía poderosa que llevas dentro y te ayudará a dar lo mejor de ti.  Haz esta conexión, ya sea a través de la meditación, el yoga o la oración.

2. ¡Come sano! Ahora más que nunca debemos tener nuestras defensas altas, y la alimentación balanceada que incluya frutas y verduras es fundamental para mantenernos fuertes y equilibrados. Así que compra alimentos que te generen placer y también bienestar.

3. ¡Mueve el cuerpo! Ponlo a bailar, a caminar, a nadar, lo que sea que te haga botar esa adrenalina acumulada, que si no la canalizas adecuadamente se vuelve negativa. Después de 30 minutos de actividad física, indiscutiblemente tu cuerpo se sentirá mejor y tu más alegre.

4. Cultiva la amistad. Es maravilloso contar con una red de apoyo en tu vida. Si está complicado el verse con muchas personas al tiempo, al menos tómate un café con alguna amiga de confianza semanalmente, háganlo como terapia, cuéntense sus inquietudes, sus sueños y se les volverán encuentros enriquecedores para ambas.

5. Sé creativa (o). La creatividad es oxígeno para el alma, así que saca la artista que hay en ti y dedícate hacer arte. Escoge un instrumento, clases de canto, paisajismo, fotografía, pintura cerámica, mosaico, y ve por ello. Todos tenemos algún talento escondido. No apagues más tu luz.