Por: Natalia Arias

Los seres humanos necesitamos un entorno amoroso para sentirnos a salvo. Es normal que tengamos sed de aprecio y deseemos sentirnos amados. Sin embargo, la mejor manera para atraer ese amor es empezar por dártelo.

Al darle la vuelta a esas ansias de sentirte querido, por otra actitud de enfocarte en ti; aprenderás amar en general. Lo ideal, es regalarte mínimo media hora al día para estar a solas. En ese espacio permítete estar con tus pensamientos y logra que estos sean positivos; visualízate en un ambiente que esté en calma.

Y por último, aleja de tus mente las reflexiones de reclamo, de culpa, de victimismo. Finalmente, es una perdida de tiempo quedarte en ello. Por eso, elije aquietarte y te amarás más y querrás con más sosiego.